BITACORISMO.com usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario y mostrar anuncios personalizados. Para seguir navegando por la web, es necesario que aceptes nuestra política de cookies y nuestra política de privacidad. Si pinchas en el botón ACEPTAR, estás aceptando las condiciones de ambas políticas.

Bitacorismo

Escribiendo pensamientos

Ahora estás en: Portada > La ciudad de Tombuctú.

La ciudad de Tombuctú.

Escrito por Bitacorismo el 31 de mayo de 2007 en Malí, Viajes

La ciudad de Tombuctú (o Timbuctú) en Malí era, de entre los finalistas a ser elegidos como una de las siete nuevas maravillas del mundo, uno de los candidatos que menos conocía.

Mapa que muestra la situación de Malí dentro de África.

La única referencia en mi cabeza a la ciudad de Tombuctú era el título de una película de Luis García Berlanga, «París Tombuctú, película que no he visto y que no sé si realmente contiene alguna referencia a la ciudad.

Así que hoy he leído un poco sobre esta ciudad que se encuentra en la República de Malí, muy cerca del río Níger y del borde del desierto del Sáhara y a la que durante siglos no pudieron acceder las personas no islámicas.

La ciudad fue fundada por los camelleros Tuareg en el año 1100 y pronto se convirtió en punto de paso de varias rutas comerciales.

Dos de los elementos más atractivos para los visitantes, la muralla y la Mezquita Djinguereber se construyeron en el siglo XIV.

A principios del siglo XV se estableció en Tombuctú una de las primeras universidades del mundo, la Universidad de Sankore (o Mezquita de Sankore).

Universidad de Sankore en Tombuctú (Malí).

Mezquita de Sankore – Foto de Senani P,
distribuida bajo licencia Creative Commons Reconocimiento 2.5.

En el siglo XVI alcanzó su mayor esplendor gracias a una gran actividad comercial, llegando a contar con más de 100.000 habitantes.

En 1591, las tropas de Marruecos se apoderaron de la ciudad, manteniendo su dominio sobre ella durante casi 100 años.

A finales del siglo XIX la ciudad pasó a estar bajo dominio francés, hasta que en 1960, con la independencia del Sudán francés, pasó a formar parte de Malí.

El desconocimiento del origen del oro con el que comerciaban las tribus negras que acudían a la ciudad, junto al hecho de que las personas no musulmanas no pudieron entrar en la ciudad durante siglos, hizo crecer alrededor de la ciudad varias historias llenas de fantasía y misterio.

No hay comentarios.

Los comentarios están cerrados.

Páginas