BITACORISMO.com usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario y mostrar anuncios personalizados. Para seguir navegando por la web, es necesario que aceptes nuestra política de cookies y nuestra política de privacidad. Si pinchas en el botón ACEPTAR, estás aceptando las condiciones de ambas políticas.

Bitacorismo

Escribiendo pensamientos

Ahora estás en: Portada > Luchando contra las polillas.

Luchando contra las polillas.

Escrito por guialven el 14 de mayo de 2008 en Flora y fauna, Mi vida

Una de las desventajas de vivir en una buhardilla es que en verano el tejado se va calentando durante todo el día y por la noche no deja de hacer calor hasta las tantas. Cuando se marcha el sol el tejado va soltando poco a poco el calor acumulado.

Entonces, por la noche, no queda más remedio que abrir las ventanas para que entre un poco de aire fresco (cosas de no tener aire acondicionado) y poder escapar del agobio de todo el día. Entonces es cuando empieza la llegada de seres voladores de todos los tipos y colores.

Un poco fuera del hilo: hoy he visto algo que me ha dejado alucinado, gente saliendo del LIDL con aparatos de aire acondicionado en el carro. Me refiero a gente saliendo del supermercado con un único objeto en el carro, el aparato de aire acondicionado. Casi cargo uno al carro, 😀 .

Los primeros días de calor entraban bastantes mosquitos. No sé el porqué pero este año las arañas han tardado bastante en aparecer en Lippstadt, pero ya han llegado. Ya están las farolas y los parques llenos, y también los tejados, las ventanas …

Menos mal, porque viviendo entre dos canales de un río no habría insecticida suficiente para acabar con todos. Así no hay problemas, alguno se cuela pero muy pocos. Pero las polillas parece que no se detienen por unas cuantas telarañas colgando del tejado o del marco de las ventanas.

Hace un par de semanas empezaron a entrar: una, dos, a veces tres por noche. Así que busqué un remedio para no tener que ir matándolas antes de que jodiesen alguna tela o se encariñasen con la moqueta o por un descuido se metiesen en un armario con la comida.

Encontré una especie de papeles adhesivos que en teoría servían para atraerlas pues estaban impregnados con feromonas que atraían a las polillas. La idea es que al posarse sobre el papel se quedan allí pegadas y puedes eliminarlas a tu antojo.

¿Resultado? Cada noche ha habido un mínimo de cinco o seis polillas revoloteando por el piso y ni una sola se ha quedado pegada en ninguno de los tres papeles adhesivos que había por el piso.

¿Conclusión? El dichoso papel sí atrae a las polillas, pero no debe de ser lo suficientemente “atractivo” para las polillas una vez se encuentran cara a cara con él. Eficacia de caza del 0%.

¿Solución? Anoche quité los papeles adhesivos y colgué una bolsita con una esencia de lavanda que, según el prospecto, ahuyenta a las polillas y mata incluso a las posibles larvas que ya existan, por ejemplo, en la moqueta. La verdad es que en dos noches ni una polilla. Espero que no sea una simple casualidad.

¿Moraleja? No atraigas a las polillas para después cazarlas. Mejor ahuyentarlas. Me ha recordado aquello de que no es más limpio quien más limpia sino quien menos ensucia.

Hay 3 comentarios.

  1. El 15 de mayo de 2008, a las 16:21 horas, Pepe dijo:

    Luis te recomendaría que te cogieras de familiar una de esas arañas tan monas de las farolas. Lo malo es que como la pises sin querer te quedas a -50 un par de semanas.

    “una de las desventajas de vivir en una buhardilla”… jejeje… aún me acuerdo cuando Eva pensaba que vivir en una buhardilla era muy romántico. Su estancia en la Logenstr. le ha ayudado a enfocarlo desde un punto de vista más práctico… “nunca mais”.

  2. El 15 de mayo de 2008, a las 19:30 horas, admin dijo:

    El romanticismo y la realidad muchas veces no se llevan bien, 😀 .

    Por cierto, sigue sin aparecer una sola polilla.

  3. El 20 de marzo de 2009, a las 23:14 horas, LIDL Alemania además de ordenadores, viajes … vende coches. dijo:

    […] lo de los equipos de aire acondicionado, los viajes en tren, los calcetines con sistema ABS, etcétera, no es nada al lado de lo que pueden llegar a vender […]

Páginas