BITACORISMO.com usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario y mostrar anuncios personalizados. Para seguir navegando por la web, es necesario que aceptes nuestra política de cookies y nuestra política de privacidad. Si pinchas en el botón ACEPTAR, estás aceptando las condiciones de ambas políticas.

Bitacorismo

Escribiendo pensamientos

Ahora estás en: Portada > La colina de Pamukkale y la ciudad de Hierápolis (Turquía).

La colina de Pamukkale y la ciudad de Hierápolis (Turquía).

Escrito por guialven el 1 de julio de 2009 en Turquía, Viajes

Pamukkale, que en turco significa ‘castillo de algodón’, es uno de esos sitios que cuando lo ves piensas que es de otro planeta o que está sacado de algún decorado de película de ciencia ficción.

Pamukkale es una formación natural que se encuentra al sudoeste de Turquía, en la región Egea, en el valle del río Menderes. Las aguas termales de la zona, con alto contenido en minerales, son las responsables de la aparición de una curiosa formación geológica.

El resultado es lo que se ve en la foto anterior, una colina llena de blancas terrazas escalonadas y cubiertas por una capa de agua, con columnas que parecen sostener las terrazas, dando además la impresión de que el agua hubiese formado cascadas que ahora permanecen congeladas.

Pamukkale es actualmente uno de los destinos turísticos de Turquía, pero el lugar es conocido desde hace mucho tiempo. En la cima del ‘castillo de algodón’, la colina de color blanco, Eumenes II, rey de Pérgamo, estableció hace más de dos mil años la ciudad de Hierápolis, actualmente en ruinas.

Entre los restos que se pueden visitar en Hierápolis se encuentran las puertas de la ciudad, el teatro romano (en la foto siguiente), los baños romanos, las necrópolis y el templo de Apolo.

Cerca de ese templo hay una pequeña cueva llamada Plutonium. Su nombre se debe a que la gente que entraba en ella moría a causa del dióxido de carbono producido por la actividad geológica de la zona y se pensaba que era Plutón, el dios de los infiernos, quien enviaba el gas.

En 1988, tanto Pamukkale como Hierápolis fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Desde entonces todo el conjunto ha sido cuidado y restaurado para intentar recuperarlo de toda la degradación que había sufrido hasta entonces.

Si algún día viajo a Turquía, definitivamente el viaje lo planificaré pasando por las terrazas de Pamukkale y las ruinas de Hierápolis.

Hay un comentario.

  1. El 2 de julio de 2009, a las 17:26 horas, Eva dijo:

    me apunto!! 🙂

Páginas