BITACORISMO.com usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario y mostrar anuncios personalizados. Para seguir navegando por la web, es necesario que aceptes nuestra política de cookies y nuestra política de privacidad. Si pinchas en el botón ACEPTAR, estás aceptando las condiciones de ambas políticas.

Bitacorismo

Escribiendo pensamientos

Ahora estás en: Portada > Dublín (Irlanda), ciudad para pasar un fin de semana largo.

Dublín (Irlanda), ciudad para pasar un fin de semana largo.

Escrito por guialven el 11 de noviembre de 2008 en Irlanda, Viajes

Hace unos días estuve en Dublin un fin de semana, una visita relámpago de viernes a domingo aprovechando un super-ofertón de Ryanair.

La verdad es que no tuve tiempo de ver ni de hacer mucho, pero me gustó y me quedé con ganas de volver otra vez. Dos días es poco, pero cuatro son suficientes para ver lo más importante y visitar el Temple Bar por la noche.

El aeropuerto de Dublín está muy cerca de la ciudad. Hay varios servicios de autobús hasta el centro. Los autobuses paran justo en la puerta del aeropuerto, sales y tropiezas con ellos. En unos treinta minutos te plantas en la ciudad.

Como íbamos un poco a ciegas, sin haber mirado casi nada de Dublín, ni de las conexiones con la ciudad, optamos por comprar los billetes de autobús en el vuelo de Ryanair.

El billete de ida y vuelta con Terravision nos costó 12 euros. Resultó ser el mismo precio que el de otra compañía y creo recordar que un euro más barato que una tercera.

Todos los autobuses tienen una parada en una gran avenida que se llama O’Connell, avenida que llega hasta el río Liffey. Cuando llegas al río estás más o menos en el centro de Dublín. Según el punto de la avenida donde estés, andando hasta el río puedes tardar entre uno y diez minutos.

Nosotros buscamos un hotel en la parte de arriba de la calle, en Upper O’Connell Street. Son bastante más baratos a cambio de unos 4 ó 5 minutos de paseo adicional. Otra ventaja de esa calle es que de camino al centro, bajando a mano izquierda, hay una oficina de información turística.

Lo primero que me llamó la atención de Dublin fue que la gente pasa de los semáforos de peatones, la gente sólo espera cuando hay coches cruzando. Si no es así, da igual el color en que esté el semáforo.

Por cierto, en Irlanda los coches circulan por la izquierda y en Dublin, como en Londres, en el suelo están las señalizaciones de “Mire a la derecha” (Look right) y “Mire a la izquierda” (“Look left“).

La avenida O’Connell está dominada por una especie de monumento en forma de pincho gigante que domina toda la avenida, cuya base parece ser un punto de encuentro habitual.

Vista general de la calle O'Connell con el dichoso pincho en el centro de la avenida.

“Nos vemos al pie del pincho”.

Mucha gente celebra Halloween en Dublín. Llegamos la tarde del 31 de octubre y las calles estaban llenas de gente disfrazada y los garitos estaban llenos de gente, con largas colas para entrar en la mayoría de casos.

En Irlanda todo el mundo habla inglés, pero también se habla irlandés. Existen medios de comunicación en irlandés y, por ejemplo, en las calles de Dublín prácticamente todas las señalizaciones están en los dos idiomas.

Señalización bilingüe prohibiendo aparcar.

Complicado entender algo en irlandés.

Siguiendo la calle O’Connell hacia el río, hacia abajo, llegas al río y una vez allí, cruzando, a mano derecha está el Temple Bar, una zona llena de pubs y restaurantes (no es un bar ni un pub, es una zona), y un poco más adelante, a mano izquierda, están los principales museos de Dublin.

En cuanto al Temple Bar, el sábado por la tarde y por la noche estaba a reventar. Todas las cervecerías a tope, los restaurantes a tope …

No sé si tienes que llamar antes y reservar para poder cenar o si la gente llega, pide mesa y espera en el pub de al lado, pero llegar a una hora “normal” y cenar directamente parece tarea difícil.

En cuanto a los pubs, son los típicos pubs ingleses / irlandeses, de madera, muchos de ellos con música en vivo, con sus grifos de Guinness …

Por fuera muchos de ellos son de colores llamativos. Nos quedamos con las ganas de pasar una tarde-noche en el Temple Bar, garitos, cena, garitos. A la próxima, esta vez no había tiempo para levantarse el domingo a las tantas.

Típico pub del Temple Bar, con la fachada de color llamativo.

Un pub en la planta baja y hotel en las plantas superiores,
ideal si no tienes previsto dar muchas vueltas por la ciudad, 😀

Sobre la comida, hay un desayuno típico irlandés que es una auténtica bomba de calorías. Estaba en el buffet del hotel y en muchos locales para comer estaba anunciado con ofertas especiales, supongo que para captar turistas.

En una guía turística leí que si comes una buena cantidad puedes pasar sin comer nada más el resto del día por la sensación de saciedad que te deja. A saber: bacon, salchichas, huevos, alubias … todo en un gran plato.

Otra cosa típica para comer son las muffins (unas magdalenas grandotas). Las hay de varios tipos, pero las que a mí me parecen realmente espectaculares son las de chocolate.

La masa de esas muffins lleva chocolate (son de ese color) y además llevan pedazos de chocolate en el interior. Saben mucho mejor cuando están recién hechas, así que hay que comprar y comer. Se pueden comprar en supermercados y algunas tiendas.

En cuanto a la bebida, Dublin es la cuna de la cerveza Guinness. Allí se fundó este cervecera, que actualmente tiene un gran complejo industrial en la ciudad. Allí está el museo Guinness.

Si te gusta la cerveza Guinness es una buena oportunidad para conocer cómo se produce, aprender un poco de la historia de la empresa, ver modelos de botellas utilizados hace más de un siglo.

En el edicificio del museo, en la planta superior, hay un bar llamado The Gravity Bar que tiene planta circular y en el que las paredes son de cristal, con lo que puedes disfrutar de una vista aérea de la ciudad mientras degustas una buena pinta de Guinness que te regalan con la entrada.

La Guinness del Gravity Bar estaba buenísima.

Al museo se puede ir andando, está un poco apartado del centro pero paseando se puede llegar en un rato. Además se puede aprovechar para ver a la ida la Christ Church Cathedral y a la vuelta la St. Patrick’s Cathedral, las dos catedrales medievales de Dublín y que pillan de paso aunque no exactamente por el mismo camino.

Vista general de la catedral.

Christ Church Cathedral.

En Dublín, en el centro, también hay un castillo, aunque ahora más bien parece un palacio que un castillo y sólo queda en pie una de sus torres medievales.

También en el centro hay una zona con museos, donde están el Museo Nacional (National Museum), el Museo de Historia Natural (Natural History Museum) y la Biblioteca Nacional (National Library) y un par de grandes parques.

No tuvimos tiempo de visitar esa zona, sólo pasamos por la noche y ya pensando en el hotel cuando las caminatas y el fresquillo comenzaban a hacer mella. Así que a la próxima vez será.

La gente en Dublín es amable y simpática. Además las calles siempre están llenas de gente. Aunque no es una ciudad llena de edificios espectaculares por todas partes, Dublín es una ciudad viva y acogedora, con una atmósfera cálida. Da gusto pasear por ella.

Resumiendo, me ha gustado mucho Dublín pero me he quedado con ganas de pasar unos días más por allí, de visitar la costa y algún castillo de los alrededores, y de dedicar una noche a conocer en profundidad los garitos del Temple Bar.

Habrá que estar atento a las ofertas de Ryanair y volver pronto.

Hay un comentario.

  1. El 11 de noviembre de 2008, a las 17:54 horas, e qui li qua dijo:

    Hola!!!!!!!
    Yo he estado dos veces en Dublin, me encantaaaaa, y el resto de Irlanda que he podido ver también, es preciosa…eso si, la seguenda vez fui en marzo y casi muero de frio, un dia nos llovio, granizo y nevo, no pudimos estar casi en los acantilados porque peligraba nuestra vida, k frio!!!,
    Los paisajes son alucinantes, a mi en particular habian muchos sitios k me recordaban a los piratas,………….. kien fuera corsaria!!!!!
    Ademas la gente es super simpatica, yo hable u monton de ingles,y …..como podeis imaginar con mi facilidad de idiomas casi aprendo gaelico, jejejej.
    Hay dos sitios donde me iria si tuviese que vivir fuera de España, uno es Berlin y otro irlanda, pero creo k seria Irlanda casi seguro, eso si …….con una buena manta electrica, jejejjeje.
    Mil besos.
    P.D. Guialven cuando vengas a Onda te enseño las fotos de Irlanda y veras que bonito, “la calzada del gigante” es alucinante.
    Bueno os dejo ya de dar el coñazo, por que como veis estoy enamorada de Irlandaaaaaaaaaaaaaaaa

Páginas